Facultad de

Ciencias Sociales

Ciclo Sociedad, Mujeres y Ciencias Sociales: Angélica Cruz

“Las Ciencias Sociales pueden aportar con conocimientos rigurosos, pero comprometidos con un orden social más justo”

“Transmisión generacional de memorias sociales sobre el pasado reciente y movilizaciones que disputan el género en el Chile de la postdictadura” es el proyecto Fondecyt 2021 adjudicado por la doctora María Angélica Cruz Contreras, académica de la Escuela de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales UV.

El equipo de coinvestigadores/as lo integran Félix Aguirre, Escuela de Sociología, Facso, UV; Manuela Badilla, Escuela de Psicología, Facso, UV; María José Reyes, Escuela de Psicología Facso, Universidad de Chile, y Francisco Jeanneret, Escuela de Psicología, Univ. Academia de Humanismo Cristiano. Paula Eguren y Fernando Pavez son asistentes de investigación.

‒¿Qué la motivó a investigar sobre este tema?

Hace varios años que vengo investigando las memorias sociales de la dictadura chilena, por cierto no sola, sino con varixs colegas y amigxs que actualmente integran el proyecto en calidad de coinvestigadorxs y asistentes. Con María José Reyes (Universidad de Chile), Francisco Jeanneret (Universidad Academia de Humanismo Cristiano), Manuela Badilla (Universidad de Valparaíso) y Juan Fernando Pavez habíamos investigado las formas que adquiere la transmisión de las memorias en poblaciones que fueron consideradas “emblemáticas”, por su luchas contra la dictadura, y que hoy han sido tildadas por el Estado como “barrios críticos” e intervenidas con diferentes programas de control policial; me refiero a La Legua, en Santiago.

Antes de esto, también con María José y Marcela Cornejo (Universidad Católica de Chile), habíamos desarrollamos otro proyecto que indagaba en los modos en que diferentes posiciones generacionales deseaban transmitir sus memorias sobre la experiencia dictatorial.

A estos dos proyectos se suma mi Fondecyt Iniciación, en el que junto a varias estudiantes y tituladas de la Escuela de Sociología, incluida Paula Eguren, asistente del actual proyecto, investigamos cómo el género trabajaba al hacer memorias de la dictadura desde diferentes prácticas políticas del presente, incluyendo el seguimiento de distintas formas de movilización social en Valparaíso. En paralelo, en estos últimos años, también con Félix Aguirre (Universidad de Valparaíso), veníamos colaborando en reflexiones conjuntas sobre las relaciones entre memorias, cultura política y movilizaciones sociales.

A ese bagaje académico hay que sumar una identificación feminista que es parte de mi quehacer como docente, investigadora y ciudadana. Así, a partir de las movilizaciones sociales que se agudizaron desde el mayo feminista del 2018 y la revuelta social de octubre del 2019, empecé a preguntarme cómo en la disputa por el género y la transformación del orden social actual las memorias sociales de la dictadura y la transición jugaban un papel muy importante. Entonces, aquí se juntan motivaciones académicas y normativas; no es un proyecto militante, pero tampoco se trata de una investigación imparcial. Siguiendo a Haraway ‒autora sobre la que hice mi tesis de doctorado‒ estamos convencidxs de que todos los conocimientos científicos son situados, rigurosos, pero no neutrales. En nuestro caso nos asiste la convicción de que necesitamos ciencias sociales críticas.

‒¿Qué proyecciones ve a su proyecto en la sociedad local y nacional?

El proyecto pretende contribuir al debate sobre las articulaciones entre memorias sociales sobre pasados violentos y movimientos sociales contemporáneos para el caso de sociedades postdictatoriales atravesadas por la reactivación del conflicto social. En lo específico, proponemos investigar la transmisión de las memorias sociales sobre el pasado reciente entre quienes se movilizan en la disputa por el género en Chile, tanto quienes se manifiestan para terminar con una sociedad patriarcal y heteronormativa, como aquellas posiciones más conservadoras que rechazan los avances en materia de derechos de género y sexualidades. Por lo tanto, buscamos comprender esa disputa a partir de los discursos y prácticas públicas de los colectivos feministas, de las disidencias sexuales y de colectivos de masculinidades contrahegemónicas, como también de las posiciones contrarias a las demandas feministas y de las sexualidades disidentes que levantan las organizaciones que se oponen a los avances en derechos de género y sexualidad (organizaciones antiaborto y anti minorías sexuales), centrándonos en Santiago y Valparaíso. donde el movimiento feminista se ha manifestado masivamente.

Esta preocupación es relevante porque cruza tres campos de estudio que se han desarrollado de manera más bien paralela: los estudios de memoria, la teoría de los movimientos sociales y los estudios de género y feministas. Sin embargo, además de las publicaciones científicas comprometidas, queremos incidir en algo que vemos con preocupación: la creciente dificultad que enfrentamos como sociedad para canalizar el conflicto respetando el pluralismo y la diversidad. Por eso, también se diseñará y elaborará un material de divulgación de los resultados sobre cómo incorporar las memorias subalternas, el respeto al pluralismo y la relevancia del género como parte de la transmisión del pasado, orientado a los colectivos y algunos agentes socializadores (por ejemplo, profesoras/es, periodistas, guías de lugares y museos de memoria) para favorecer el reconocimiento de diferentes tipos de ciudadanía.

‒¿Qué rol opina que tienen las Ciencias Sociales en el actual momento que vive el país, y cómo aporta a ello su proyecto Fondecyt?

Creo que las Ciencias Sociales pueden aportar desde su triple vocación ‒científica, profesional e intelectual‒ con conocimientos rigurosos, pero comprometidos con un orden social más justo; creo que no se puede entender la justicia sin abordar cómo el androcentrismo y la heteronormatividad reproducen y renuevan viejas y nuevas formas de violencias simbólicas y materiales.

La docencia, la investigación y la vinculación con el medio debieran poder abrir una reflexión profunda sobre el ejercicio profesional de trabajadorxs sociales, psicólogxs y sociólogxs ‒por hablar de las carreras de nuestra Facultad‒ en el momento que Chile vive. Ese compromiso, creo yo, se logra de mejor manera cuando se pueden producir conocimientos rigurosos que reconocen su parcialidad. Conocimientos que no repitan nuestras certezas o convicciones políticas, sino que nos ayuden a encontrar las contradicciones, paradojas, desafíos, fisuras de los poderes que hoy se están tratando de remecer en un contexto donde no sólo se agudizan las demandas por cambios sociales, sino también nuevos y viejos autoritarismos, defensas neoconservadoras de privilegios y emergentes populismos.

En un proceso constituyente tan importante como el que experimentamos, las movilizaciones sociales que continuarán, la forma en que se gestiona políticamente la pandemia, nuestros temores y esperanzas, por nombrar algunos ejes de la contingencia, no son independientes del ejercicio de las Ciencias Sociales, porque ciencia y sociedad siempre están en mutua interacción. Este es un momento para pensar cómo, por qué y para qué producimos, enseñamos y aprendemos conocimientos sociales. En este caso, conocimientos relativos a diferentes formas de movilización, el género, las memorias sociales del pasado reciente y la cultura política.

Agenda Niñez 2022-2026 reunirá más de 50 propuestas de académicos e investigadores

*Temas abordados abarcan áreas de derechos reproductivos, educación física, salud dental, migración, neurociencias y obesidad, entre otras.

Más de 50 propuestas desarrolladas por casi un centenar de académicos y/o investigadores de distintas disciplinas relativas a los ámbitos de la niñez y adolescencia, formarán parte de la Agenda Niñez 2022-2026, documento que será entregado de manera transversal a las y los candidatos que se presenten en las próximas elecciones presidenciales del país.

La propuesta de esta Agenda surge como iniciativa de la Red de Universidades por la Infancia (RUPI) y la Cátedra Unesco Niñez, Juventud, Educación y Sociedad, que realizaron un llamado al mundo académico y/o científico de las áreas de las Ciencias Sociales, de la Educación, Jurídicas, de la Salud, entre otras, con el objetivo de avanzar en políticas públicas que mejoren las condiciones de vida de niños, niñas y adolescentes; disminuyan las brechas y desigualdades, y eliminen todas las formas de violencias, por mencionar algunas.

“Queremos agradecer a las y los académicos e investigadores que confiaron en nosotros para la elaboración de la Agenda Niñez 2022-2026. Creemos que es importante para el país y para nuestros, niños, niñas y adolescentes, generar cambios reales que impliquen una mejora sustancial en sus vidas. Y el mundo académico debe hacerse parte de esta tarea”, sostuvo la doctora Mahia Saracostti, directora de la mencionada Cátedra Unesco.

El doctor Isaac Ravetllat, coordinador general de Rupi, comentó por su parte: “Una iniciativa de este tipo, proveniente del mundo académico, no tiene precedentes en el país, así que el material y las propuestas obtenidas deben servir de insumo para orientar las futuras políticas, normativas y servicios que ayuden a hacer de Chile un país más adecuado para la infancia y la adolescencia”.

Dentro de las iniciativas, según adelantó la doctora Saracostti, “se podrán ver temas que abarcan áreas tan diversas como los derechos reproductivos, educación física, salud dental, protección social, migración, neurociencias u obesidad, por nombrar algunas, que en definitiva dan cuenta de lo mucho que hay que hacer en este ámbito y que esperamos poder sensibilizar a quien lidere nuestro país en los próximos años”.

Las propuestas recibidas serán compiladas en un documento, que será dado a conocer en los próximos meses y en el cual académicos e investigadores de las principales universidades del país, centros de investigación, e incluso chilenos desde universidades extranjeras, realizaron sus aportes en temas de supervivencia, desarrollo, protección y participación (según lo sustenta la Convención sobre Derechos del Niño de 1989 y las garantías allí consagradas).

Para consultas o mayor información, se puede escribir a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Comité de Bioética Facso: por la cautela de la dimensión ética de los proyectos de investigación

*Lo integran representantes de las Escuelas de Trabajo Social, Psicología y Sociología.

Para responder a la necesidad de contar con una instancia de evaluación de la dimensión ética de los proyectos de investigación que maneje en forma avanzada las particularidades disciplinarias del área, cautelando especialmente el cumplimiento de los principios éticos en los procesos de levantamiento de información aplicados a personas y en las garantías de confidencialidad en el tratamiento de los datos, la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Valparaíso cuenta con el Comité de Bioética.

Se trata de una instancia colegiada, actualmente en fase de constitución, integrada por representantes de las Escuelas de Trabajo Social, Psicología y Sociología. Actualmente, conforman el Comité las profesoras Claudia Calderón Flández, presidenta; Patricia Castañeda Meneses, secretaria, y las integrantes Carla Cubillos Vega, Sonia Reyes Herrera y Mahia Saracosstti Schwartzman.

Objetivo

El Comité de Bioética de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Valparaíso fue creado por Resolución Exenta N° 110.978 de fecha 9 de diciembre de 2019. Además de su tarea de evaluación de la dimensión ética de los proyectos de investigación de pregrado, postgrado y de los equipos académicos constituyentes de la comunidad disciplinaria, permite a equipos académicos que realizan investigación sin proyectos asignados en fondos concursables, contar con respaldo de evaluación de la dimensión ética, en vistas al cumplimiento del respectivo requisito para publicación en revistas científicas de corriente principal.

En la actualidad, la instancia está abocada, entre otras tareas, a la formulación del Reglamento y de los formatos de evaluación de la dimensión ética en las etapas de presentación, seguimiento y cierre de proyectos de investigación. Estas formulaciones han sido comunicadas permanentemente al Claustro de la Facultad de Ciencias Sociales para informar avances, los que han sido enriquecidos a partir de los aportes y las validaciones solicitadas en su oportunidad a los equipos académicos.

Actividades

Entre las actividades llevadas a cabo por el Comité de Bioética, durante el presente año se ha hecho difusión de sus tareas a nivel de las Escuelas, a través de reuniones informativas con estudiantes y equipos académicos responsables de proyectos de investigación con fines de licenciatura o de titulación en las tres carreras de la Facultad.

En ese marco, el Comité se encuentra realizando las primeras evaluaciones solicitadas por las comunidades académicas, bajo una concepción de aplicaciones piloto, que permitan ajustar y optimizar la operatoria de funcionamiento.

Complementariamente, la instancia tiene considerado desarrollar un ciclo informativo destinado al claustro de la Facso, a fin de promover una cultura académica favorable a la formación, aplicación y vigilancia de la dimensión ética en sus actividades de investigación.

A fines del pasado mes de marzo, el Comité de Bioética recibió la visita de la profesora Alejandra Santana, encargada de Ética y Seguridad de la Investigación de la Vicerrectoría de Investigación de la Pontificia Universidad Católica de Chile, quien presentó la exposición “Resguardos éticos en investigación: respeto por la dignidad humana y estándares de investigación científica”. En la ocasión, se expusieron los avances del período 2019-2020. En esta actividad participaron autoridades de la Facultad de Ciencias Sociales y de sus respectivas carreras, integrantes del claustro y representantes de los Comités de Ética de la Facultad de Humanidades y Educación y la Facultad de Farmacia.

Exposición de resultados proyecto ANID "Familias en tiempo de Covid-19"

En el marco del proyecto ANID "Familias en tiempos de Covid-19: experiencias, desafíos y respuestas de las familias en contextos de desigualdad social", el consorcio conformado por las Universidades de Santiago, Diego Portales, Arturo Prat, de Valparaíso, de Concepción y Técnica Matropolitana, invitan al Seminario "Familias en tiempos de Covid-19". La actividad está anunciada para este viernes 25 de junio, desde las 10:00 horas.

El seminario dará cuenta de los resultados que a nivel de la vida cotidiana, se pudo pesquisar en las ciudades de Iquique, Alto Hospicio, Santiago, Valparaíso y Concepción.

Juan Pablo Pinilla, profesor de la Escuela de Sociología Facso, expondrá en la ocasión los resultados del trabajo que desarrolla junto a los profesores Félix Aguirre, de la Escuela de Sociología, y Ketty Cazorla, de la Escuela de Trabajo Social.

Enlace para la inscripción en la invitación adjunta.

afiche_1.jpg

afiche_2.jpg

Psicólogo insta a padres, apoderados/as y tutores/as a hacer “mediación activa” entre NNA y redes sociales

*Gonzalo Lira, director de la Escuela de Psicología de la UV, alerta sobre importancia de la “autonomía progresiva” de niños, niñas y adolescentes ante el mundo virtual.

El caso de una niña de trece años que estuvo desaparecida por varios días y que habría estado junto a un hombre de 42 años, actualmente formalizado por violación reiterada y al que habría conocido a través de redes sociales, motiva a adultos a cargo de niños, niñas y adolescentes a preguntarse cómo evitar estas situaciones, las que son muy comunes debido a los espacios de encuentro que ofrecen las redes sociales.

Consultado al respecto, Gonzalo Lira, director de la Escuela de Psicología de la Facultad de Ciencias Sociales de la UV, señala: Los niños, niñas y adolescentes (NNA) actuales son reconocidos generacionalmente como ‘nativos digitales’ por su vinculación cotidiana y desde muy temprana edad con dispositivos electrónicos y redes sociales. Dicha condición presenta una serie de aspectos positivos y potencialidades favorables, pero también es necesario visibilizar riesgos asociados, tales como patrones de adicción a los dispositivos, sedentarismo, e impacto negativo sobre desarrollo neuropsicológico y social”.

Una preocupación adicional, destaca Lira, “la representa la problemática del ‘grooming’, término anglosajón que da cuenta del engaño que adultos realizan por medio de las redes sociales, para acosar y abusar sexualmente de NNA vulnerables”.

Añade el psicólogo: “Existe suficiente evidencia empírica de que NNA se encuentran muy tempranamente vinculados al uso de dispositivos electrónicos y expuestos a internet, por lo que muchos profesionales están alertando sobre la necesidad de postergar el acceso y uso de las tecnologías. En este sentido, es importante recordar a padres, apoderados/as y tutores/as que este acceso no es un fin en sí mismo, sino un medio de aprendizaje, interacción y entretención que debe estar regulado, y su uso debe estar asociado al cumplimiento de estos fines”.

Lamentablemente, acota Gonzalo Lira, “las condiciones de la vida moderna y el temor de ser percibidos como autoritarios/as, ha limitado la capacidad y disposición de padres, apoderados/as y tutores/as para participar activamente en estos procesos de regulación y aprendizaje en el uso de estos dispositivos.

En esta materia, explica, “si tomamos en consideración por ejemplo un principio de ‘autonomía progresiva’ en NNA, esto supondría que los adultos adoptan inicialmente un rol de mediación activa entre el mundo virtual y los NNA, desarrollando experiencias graduales y controladas de interacción, para que estos menores puedan ir aprendiendo, interactuando y regulándose gradualmente en su uso. Por tanto, la idea sería el uso inicial bajo supervisión y con control parental, progresión en el uso y exposición a estos medios y formación en relación a los riesgos que están presentes tras el uso de redes sociales, de modo que se alcancen niveles crecientes de independencia, autonomía y manejo seguro de estas tecnologías”.

Particularmente en el caso del grooming, apunta Gonzalo Lira, el papel de los adultos “supondría educación sexual integral para NNA a edades más tempranas, para reconocer los posibles peligros que se encuentran presentes en internet, una participación activa de los padres en este proceso de mediación y aprendizaje para el uso seguro de las redes sociales y la incorporación de estas reflexiones en las actividades de las instituciones educativas para crear espacios y comunidades alertas y protectoras respecto de sus NNA”.

UV comparte esfuerzo institucional desplegado durante la pandemia

*Boletín difundido por Vicerrectoría de Vinculación con el Medio constituye un reconocimiento al trabajo de la comunidad universitaria.

Las diversas y numerosas acciones que las diferentes unidades de la Universidad de Valparaíso han desarrollado durante la pandemia de Covid-19, entregó a la comunidad la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio en un boletín informativo especial.

Según explica el vicerrector Carlos Lara, el documento “abarca la gran mayoría del esfuerzo institucional en la lucha contra la pandemia y es un reconocimiento a todas y todos los integrantes de nuestra comunidad que han tenido una participación activa en estas acciones y quienes la han acompañado”.

Por ello, dice, el referido boletín constituye “un reconocimiento a todas y todos quienes han realizado este esfuerzo y en último término, a toda la comunidad que conforma nuestra institución”.

En la página 15 del citado boletín se destaca el aporte de la Facultad de Ciencias Sociales, que ha puesto a disposición de la autoridad sanitaria las dependencias de la Escuela de Sociología, en subida Blas Cuevas, frente al Cesfam Jean et Marie Thierry. Dichas dependencias funcionan como vacunatorio.

El boletín puede ser revisado en el siguiente enlace:
https://drive.google.com/file/d/1HjlUAChfLLGUL5hlFYy_do04IdAnWLQZ/view

Unidad
Universidad de Valparaíso